conFilosofía

el blog de los aprendices de Filosofía

La tradición liberal: orígenes

Pese a que el término “liberalismo” encuentra sus primeros usos a principios del siglo XIX, dicho vocablo ha venido a usarse finalmente para denominar a una posición ideopolítica cuyas ideas fundamentales aparecieron dos siglos antes. El liberalismo comienza a gestarse como movimieno político ya desde mediados del siglo XVII y triunfa a lo largo de los dos siglos siguientes, contribuyendo con ello a una transformación sustancial de las sociedades de la época. Esta transformación se produjo a través del  tourbillon social provocado por una multiplicidad de fenómenos dispares y concomitantes entre sí, que son:

  • La Revolución científica: una nueva concepción de la ciencia basada en el uso de la razón, la observación y la experimentación a fin de generar lo que Bacon consideró un conocimiento no sólo racional sino también capaz de instaurar el dominio del hombre sobre las cosas y mejorar la situación de éste sobre la Tierra.
  • La Reforma protestante: el establecimiento de nuevas iglesias, con el consiguiente cuestionamiento del poder y jurisdicción del Papa y de la Iglesia católica.
  • Revolución económica: el advenimiento del capitalismo, la instauración de la propiedad privada como forma de propiedad por excelencia, la expansión del comercio y las relaciones mercantiles y, en suma, la ruina definitiva de la economía feudal.
  • Revoluciones políticas inglesa, americana y francesa: instauración de nuevas formas de poder social y colectivo, así como el reconocimiento de los derechos y libertades civiles y políticas de los ciudadanos.
  • La Ilustración: su proyecto de alcanzar, a través de la plena instaruación en todos los ámbitos de la vida de aquel nuevo modo de conocimiento y racionalidad, el progreso material, social y moral.

La tradición liberal brota y se afianza, pues, en el entrono de estas continuas transformaciones y movimientos que afectaron decisivamente a los conceptos que por entonces se tenían de la razón, el conocimiento, la religión, la economía, el derecho, el individuo, la sociedad o, en fin, del Estado y de la política.

Si hubiese que datar la aparición del liberalismo como un movimiento ideopolítico habría que volver la mirada hacia los levellers, un grupo de pequeños propietarios y miembros del ejército de Cromwell que en la Inglaterra de mediados del siglo XVII logró plantear públicamente no pocas demandas de libertades y derechos individuales, tales como la libertad de conciencia y creencia, la separación de la Iglesia y el Estado, la soberanía popular, los derechos políticos de los “hombres libres”, etc. Con ellos se enfrentaron directamente con el autoritarismo religioso y político de la época y, más concretamente, con la Iglesia católica y la monarquía de Carlos I.

——

Esta es la segunda entrada de resúmenes  del tema 1, titulado “La tradición liberal” y escrito por Roberto Rodríguez, del libro titulado “Ciudad y ciudadanía. Senderos contemporáneos de la Filosofía Política”, edición de Fernando Quesada y de la editorial Trotta (2008).

Todos los artículos de esta serie son:

Anuncios

21 noviembre 2009 Posted by | Filosofía, Filosofía Política, Liberalismo | , , | 6 comentarios